Un nuevo lugar de peregrinación.

Conocida como O Fuciño do Porco, la punta de Socastro, ha pasado de ser un lugar prácticamente desconocido a ser un paraje visitado por multitudes. La causa, una información y una fotografía del  publicada en la Voz de Galicia de una senda trazada para facilitar el mantenimiento de la baliza marítima ubicada en la punta y una pasarela de madera construida sobre los acantilados hará unos tres años.

El sendero azul de O Fuciño do Porco, que lleva hasta la baliza de la punta de Socastro.
No es la senda más vertiginosa ni los acantilados más espectaculares, tampoco las vistas son las más fotogénicas de la Mariña, pero lo que llama poderosamente la atención y que sin duda constituye el atractivo del lugar es la barandilla que acompaña al camino, que serpentea adaptándose al relieve del acantilado. Sin ella el camino se difuminaría entre las rocas y la vegetación sin poder apreciarse el modo en el que la senda salva zigzagueando la pendiente.

Habiendo despertado el interés de millones de internautas de todo el mundo por su difusión en las redes sociales, los que conocen el lugar temen que le ocurra como a otros lugares famosos, que se conviertan en puntos de peregrinaje turístico, masificándose y perdiendo parte de su encanto.

La pertinaz sequía.

La cascada del río Xestosa presentaba este aspecto a mediados de verano. En un año especialmente seco y dadas la altura de la estación el caudal está tan disminuido que desaparece la cortina de agua que habitualmente cubre toda la pared.

Cascada del río Xestosa, en un rincón de singular belleza.

En condiciones normales, un fotografía desde este lugar y con este encuadre no hubiera sido posible, teniendo en cuenta el flujo de agua y la altura desde la que se despeña (unos 20 metros), acercarse y subirse a la roca que cierra la poza es tarea de riesgo, pero tampoco tomar fotografías sin que el objetivo se empape con las gotas de agua en suspensión. 

Son ya varios meses los que dura este déficit hídrico respecto a la media de precipitaciones, empezándose a constatar la ausencia de lluvia en noviembre del año pasado, el mes en el que deberían comenzar las primeras precipitaciones tras un verano especialmente seco y con elevadas temperaturas. El verano pasó sin que la situación cambiara. 

Coinciden los expertos en afirmar que los períodos de sequías van a ser cada vez más frecuentes en Galicia asociadas al cambio climático.



Sexagésimo aniversario de una tragedia.

El pasado 5 de agosto de 2017 se cumplían sesenta años del naufragio del Drácula, un balandro al que un golpe de mar hizo volcar frente a estas costas. Fallecieron cuatro de sus ocho ocupantes, y en su memoria se eleva una cruz de granito de más de cinco metros sobre los acantilados de la playa de San Román.

Cruz de San Román.

Los nombres de los fallecidos son los que están inscritos, los veraneantes Marisa y Manolo Vidal Martín (hermanos), José Antonio García Valcárcel y el marinero de Covas Celestino Pérez Polo. En la base de la cruz se ruega una oración por su alma.

Con motivo del triste aniversario, La Voz de Galicia publicó el pasado 6 de agosto de 2017 un artículo con el titular Aún sobreviven naúfragos de la tragedia que recuerda la gran cruz de San Román, en el que una de las supervivientes Pilar Jiménez, que en aquel entonces contaba con 17 años, narra lo que ocurrió aquel fatídico día, cómo consiguieron salvarse ella y su amiga Carmen García (hermana de José Antonio), así como la búsqueda del balandro y del resto de sus ocupantes.


El marqués de Sargadelos nació en...

La casa natal del marqués de Sargadelos, en Santa Eulalia de Oscos, pertenece a la red de museos etnográficos de Asturias. En la visita a la misma se pueden encontrar muestra muchas piezas interesantes relacionadas con los primeros años de la vida de Antonio Raimundo Ibáñez, así como de la fábrica de fundición de hierro colado y loza que levantó en el concello de Cervo, en Galicia. Pero quizá la más curiosa sea la placa conmemorativa que se encuentra en un rincón de la cuadra.

Placa conmemorativa del Ayuntamiento de Ribadeo al marqués de Sargadelos.

En el bicentenario de su nacimiento, el ayuntamiento de Ribadeo quiso agradecer los poderosos vínculos de tan ilustre personaje con la ciudad con esta placa. Rememoraron su nacimiento pero en todo caso debería de haber recordado su obituario, ya que el 2 de febrero de 1809 fue linchado por una multitud enfervorecida en esta villa. Tal error histórico hubo de ser subsanado con la retirada de la placa, que fue a parar al lugar en el que la inscripción sí tiene sentido "... recuerda que aquí nació ..." ya que es su casa natal.

Pantocrátor en San Martiño de Mondoñedo.

Unos rayos de luz se abren paso a través de las oscuras nubes de un cielo tenebroso. Es el nimbo radiante del Pantocrátor, que rodeado de una corte de querubines, se hace presente a los fieles de San Martiño.

Pintura mural en la iglesia de San Martiño de Mondoñedo.

Este Pantocrátor se representa en uno de los ábsides, pintado en la bóveda de cuarto de esfera, ocupando la parte central. La figura de Dios aparece en posición mayestática, su mano derecha está en actitud de bendecir, y en la mano izquierda sostiene el orbe, con la cruz sobre él, símbolo del sentido universal de la Iglesia.

Nieblas sobre la ría de Viveiro.

Cuando el sol tuvo la fuerza suficiente para calentar las masas de aire frío que mantenían las nubes sobre la ría, éstas comenzaron a disiparse mostrando entre los jirones una vista panorámica de la misma, la ciudad de Viveiro, Covas y el tramo de costa hasta la punta de Estaca de Bares.

Vista de la ría desde el mirador de San Roque.
La persistencia de las nieblas vienen condicionadas por la estabilidad atmosférica (anticiclón), por la ausencia de vientos y por la inversión térmica (mayor temperatura en el valle que en la montaña), lo que impide la formación de movimientos convectivos del aire que permitan modificar la situación atmosférica. En el momento en que el sol caliente la masa de aire fría, o el viento pueda arrastrar las nubes, las nieblas se van disipando.


Atardecer a orillas del Landro.

El río Landro desemboca en la ría de Viveiro, próximo a su fin se remansa en una amplia llanura fluvial por la que serpentea. Cuando la marea está baja se observan sus meandros, cuando está alta la marisma se inunda.

Estuario del río Landro, cubierto por la pleamar.

En la vista, tomada desde la zona de A Veiga, se observa la margen izquierda del río, con el caserío de Borralleiros en el primer plano, destacando los montes de Boca da Fraga (312 m) y el Pico de Vieiro (361 m).

Nieblas matinales.

La niebla matinal difumina los contornos de San Ciprián en esta vista de la playa de O Torno tomada desde el puerto al amanecer. A medida que avanza el día, el calor del sol calienta el aire y las nubes se desvanecen.

Nieblas en la playa de O Torno.

Las nieblas se originan por la condensación del vapor de agua atmosférico. En realidad, es una nube tan baja que toca el suelo. Tanto la niebla como la nube consisten en un conjunto de gotitas dispersas en el aire. Las diferencias existentes entre ambas formaciones son la altitud a la que cada una se origina, y que las nubes contienen cristalitos de hielo. 

La niebla, pues, está constituida por gotitas de agua tan microscópicas que flotan en el aire, reduciendo la visibilidad tanto cuanto más juntas están, o sea, cuanto más espesa es la misma.


Fuentes:

EL CLIMA. (2017). Alconet.com.ar. Recuperado 5 Julio 2017, a partir de http://www.alconet.com.ar/varios/clima/clima_13.html

Visitas guiadas en Viveiro.

El año pasado, Suso Martínez, historiador y guía turístico, platicaba en el interior de Santa María del Campo sobre Viveiro y su Semana Santa.

Este año volverá a hacerlo, ya que el Centro Comercial Histórico de Viveiro organiza un nuevo programa de visitas guiadas en colaboración con la Xunta de Cofradías de la Semana Santa.

Comienzan el Lunes Santo y finalizan el Domingo de Resurrección.

Atardecer entre pizarras y cuarcitas.

El sustrato rocoso de pizarras y cuarcitas aflora en los acantilados de Rinlo, observándose su disposición en forma de capas, como una milhoja, en la que se alteran ambas rocas en una disposición casi horizontal. Allá donde la roca es más blanda la erosión forma oquedades ocupadas por el agua de lluvia y algunas plantas prosperan.

Sol del atardecer reflejado en un charco sobre los acantilados de Rinlo.

Estas rocas son las que generan el paisaje, una costa rocosa, muy tectonizada, direccionalmente cambiante, con acantilados de pared vertical y techo plano. Ambas son rocas metamórficas, originadas hace unos 500 millones de años a partir del metamorfismo por efecto de las altas presiones y temperaturas de arenas y fangos alternados, resultado de la sedimentación en una extensa playa en función del arrastre de materiales más finos o gruesos por los ríos al variar su caudal en función del régimen fluvial.

La noche más mágica del año...

Quizá la noche más mágica del año sea la de Reyes: el relato del viaje de tres Reyes Magos que recorren miles de kilómetros desde el lejano Oriente, siguiendo una estrella que les guía hasta Belén, para adorar a un niño recién nacido para ofrecerle oro, incienso y mirra; y que en la noche de hoy también son capaces de visitar todas las casas para dejar sus presentes colmando la ilusión de niños, y no tan niños, hacen que quede impregnada de enigma el final de las fiestas navideñas.

La comitiva de los Reyes Magos se dirige al portal a adorar al niño Jesús. Belén gigante de Viveiro.


San Mateo narra la visita de los sabios de Oriente en su evangelio:

“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.

Oyendo esto, el rey Herodes se turbó, y toda Jerusalén con él.

Y convocados todos los principales sacerdotes, y los escribas del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo.

Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: Y tú, Belén, de la tierra de Judá,

No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; Porque de ti saldrá un guiador,

Que apacentará a mi pueblo Israel.

Entonces Herodes, llamando en secreto a los magos, indagó de ellos diligentemente el tiempo de la aparición de la estrella; y enviándolos a Belén, dijo: Id allá y averiguad con diligencia acerca del niño; y cuando le halléis, hacédmelo saber, para que yo también vaya y le adore.

Ellos, habiendo oído al rey, se fueron; y he aquí la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que llegando, se detuvo sobre donde estaba el niño.

Y al ver la estrella, se regocijaron con muy grande gozo. Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra. Pero siendo avisados por revelación en sueños que no volviesen a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino”.

La fecha más importante de la historia de la humanidad.

Junto al ábside románico de Santa María del Campo de Viveiro se representa el nacimiento de Jesús, que la tradición cristiana celebra el 25 de diciembre. Pues bien, esta fecha ha sido considerada como la más importante de la Historia de la Humanidad en una encuesta on line de la revista Muyhistoria.es.

Representación del nacimiento junto al ábside de Santa María del Campo.


El día que nació Jesús de Nazaret, que en realidad es una fecha aproximada elegida como convención por la Iglesia Cristiana, ha sido decidido como el más importante de la historia por las más de 2.000 personas que han participado en la encuesta on line "¿Qué día cambió por completo la Historia?", realizada por Muyhistoria.es, donde un 34,5% de los internautas han otorgado el primer puesto al 25 de diciembre del año 1.

 
El nacimiento de Jesús, el día más importante de la Historia según nuestros lectores. (2016). MuyHistoria.es. Recuperado 25 December 2016, a partir de http://www.muyhistoria.es/contemporanea/articulo/el-nacimiento-de-jesus-el-dia-mas-importante-de-la-historia-segun-nuestros-lectores

Luces de Navidad en San Ciprián.

Francisco Fra trabaja a las puertas de su aserradero bajo los árboles más majestuosos de San Ciprián, un grupo de álamos blancos que además de dar sombra protejen a la última carpintería de Ribera de la Mariña de las inclemencias del tiempo. 

Iluminación navideña sobre los álamos blancos y carpintería de Ribera.
Un par de álamos son adornados con luces navideñas por el Concello de Cervo para animar e iluminar las noches en estas fiestas. Ello, unido al reflejo de la luz sobre el envés blanco de las hojas, producen el efecto de que la copa parezca que está completamente iluminada. Y su porte y altura crean bellas estampas navideñas desde cualquier lugar de la ría.

El faro de Roncadoira.

En el espolón más próximo al mar de la punta de Roncadoira y a 80 metros de altura el faro se levanta estilizado sobre el roquedo. Su fanal se enciende cuando el sol se oculta tras la punta de Estaca de Bares y solo quedan las últimas luces del atardecer, que tiñen los jirones de nubes y se reflejan sobre el mar.

Atardecer en el faro de Roncadoira.


Ignacio Fernández, antiguo farero, informa en su página La web de un Farero sobre este faro, "se trata de una torre cilíndrica de 12,70 m de altura y 3 m de diámetro, de tipología normalizada, con una linterna de 2,25 m de diámetro e instalación de espejo giratorio de la casa Pintch, tipo DSL-380 compuesto por 12 reflectores de 360 mm de diámetro en ocho de los cuales hay lámparas halógenas de 220V, 250W, y el resto son de emergencia con lámparas de incandescencia de 12V y 30W. Junto a ello las correspondientes baterías y dos grupos electrógenos VMS le proporcionan la reserva suficiente para cualquier emergencia. 

Entró en funcionamiento por primera vez el 25 de febrero de 1984 con carácter provisional y de nuevo, pero ya de forma definitiva, el 10 de abril de 1986. su característica es de destellos aislados cada 7,5 segundos. Su servicio está agregado al de San Ciprián, cuyos técnicos se desplazan periódicamente para revisarlo y mantenerlo."


Nota:

Esta foto, de título Atardecer en Roncadoira fue merecedora del 1º Premio del Concurso de Fotografía Medioambiental "Xove, a súa costa e o seu mar", en su edición del año 2.016.


Fuentes:

Fernandez, I. (2016), "Faro de Roncadoira", Farosferrol.com, [en línea] <http://www.farosferrol.com/roncador.htm> [fecha de consulta: 15 de noviembre de 2016].

La tableta de chocolate.

En la ruta geológica que va desde Burela hasta la playa de la Marosa, un recorrido litoral sobre las rocas graníticas, Francisco Canosa (geólogo) desvela el origen de las formas caprichosas que adquieren éstas con el paso de los años y que configuran el paisaje de esta parte de la costa mariñana.

Ruta geológica por Burela, guiada por Francisco Canosa.

En este punto, donde las líneas de fractura  dirigen la vista hacia el oeste, a las islas Farallons, otras islas formadas por el afloramiento del granito sobre la superficie del mar, "Fran" está a punto de revelar una de las curiosidades geológicas más destacada originadas por la erosión del granito.

Diaclasado ortogonal del granito.

Las diaclasas son fracturas en las rocas que no van acompañadas de deslizamientos de los bloques que determina, siendo el desplazamiento más que una mínima separación transversal. Las diaclasas son muy comunes en el granito, y que formen sistemas formados por dos o más que se corten, pero en este lugar se da una curiosidad dado que lo hacen perpendicularmente, lo que se conoce como diaclasado ortogonal. La erosión actua sobre la roca y en especial sobre las diaclasas, que junto con la peculiar geometría, originan algo similar a las onzas de una tableta de chocolate. Aunque a la vez que se forma la estructura, la roca también se va deshaciendo por los lados debido a las mismas causas.

"La tableta de chocolate", un capricho geológico.

El arte de las nasas.

Las artes de pesca con nasa se basan en el engaño. En el interior se introduce el cebo que puede ser jurel, sardo o sardina para llamar la atención de la presa. 

Nasas apiladas en el puerto de Celeiro.

La apertura de la boca de entrada, el tamaño de la nasa y la malla de la red está reglamentada en función de la especie a capturar. Al mar se echan varias nasas unidas entre sí y a una cuerda en cuyo extremos se colocan unas boyas. Cuando la nasa llega al fondo del mar queda boca arriba por disponer de un contrapeso. Se dejan sumergidas unas seis horas, tiempo suficiente para que el crustáceo o cefalópodo se introduzca en la trampa.

Esta fotografía forma parte de la exposición fotográfica Rincones de la Mariña (Recunchos da Mariña).

El modelado granítico.

El granito es una roca plutónica compuesta fundamentalmente por un agregado de cuarzo, feldespatos y mica.

Pilas en el granito de las cumbres de Penas Agudas

Esta roca presenta una gran resistencia a la erosión física pero es muy vulnerable a la meteorización química. Además, abundan las diaclasas, que se disponen horizontal y verticalmente entre sus bloques. 

El agua se introduce por las diaclasas y reacciona con los feldespatos. Estos materiales son lavados y arrastrados, formándose bloques que se disponen unos sobre otros, las piedras caballeras, que cuando caen originan el relieve de bolos. También es frecuente la formación en la superficie de la roca, en las zonas de las diaclasas, de huecos poco profundos llamados pilas. 


Nota: 

Esta fotografía forma parte de la exposición Rincones de la Mariña (Recunchos da Mariña).

El último carpintero de ribera.

Francisco Fra Rico voltea una barca para proteger la pintura de los efectos del sol. Es el último carpintero de ribeira en activo de la Mariña. El astillero lo fundó su abuelo Francisco Fra Cortiñas hacia 1941 en Os Campos, en la margen derecha de la desembocadura del Río Cobo, en San Ciprián.

Francisco Fra Rico, en el astillero que levantó su abuelo en el lugar de Os Campos.

Bajo una gran arboleda de álamos blancos y a pie de playa se levanta su carpintería de ribera. En este lugar se han construido a lo largo del tiempo una extensa variedad de embarcaciones, tanto por su tipología como por su tamaño, desde el más pequeño "chalano" hasta el más grande, un carguero de 38 metros de eslora, pasando por hermosos veleros, embarcaciones de recreo, de vela, remo, a motor...

Hoy Paco repara y construye todo tipo de embarcaciones, para pesca y recreo, empleando los tradicionales cascos en madera y diseñando sus interiores de modo que no solo presentan las comodidades que puedan ofrecer los cascos de poliéster, sino que consiguen superar sus condiciones de navegabilidad y longevidad.


Fuentes:

Astillerosfra.com. (2016). Astilleros Fra | Construcción y reparación de embarcaciones de madera.. [online] Disponible en: http://www.astillerosfra.com/ [Consultado 25 Sep. 2016].

Ni cielo ni infierno.

A modo de rotonda, un vecino de la parroquia de Santo Tomé de Recaré gira alrededor del peto de ánimas para tomar el camino de vuelta a casa tras pasar la tarde desbrozando la carretera que da acceso a la iglesia. Pero en este lugar no solo pasan los vivos, pues el pueblo gallego en su sentir religioso, tiene la firme convicción de que también deambulan los espírutus de los muertos.


Peto de ánimas de Santo Tomé de Recaré.


El peto de ánimas de Santo Tomé se levanta en las proximidades de la puerta del cementerio parroquial. Que se levanten cruceiros y petos de ánimas en ciertos lugares, especialmente en las encrucijadas de caminos o en aquellos por los que pasan los entierros, está relacionada con el culto a los muertos y el tránsito a la otra vida, y de la importancia del Purgatorio en la religiosidad de los gallegos. 

El Purgatorio en esta tierra es un lugar para la esperanza y el consuelo, ya que si no se consigue alcanzar el cielo no necesariamente el infierno es el fin, sino que el fiel tiene en el Purgatorio una segunda oportunidad para redimir sus faltas. Y para ello necesitan la ayuda de los vivos.

Así, los intrincados caminos están llenos de fervor religioso de gentes que buscan indulgencias. Se depositan flores y ofrendas, no solo de monedas sino también productos agrícolas, se realizan oraciones por las almiñas, por su memoria aunque también se acude a ellas en busca de la solución a algún problema terrenal. Y estas construcciones sirven para avisar al caminante de que las almas no deben ser olvidadas y que en sus oraciones no se olvide de pedir por los difuntos.


Fuentes: 

Bouzas, Pemón and Xosé A Domelo (2010), Mitos, ritos y leyendas de Galicia, Barcelona, Ediciones Martínez Roca.

El desembarco de los ingleses.

El pasado 27 de agosto el carguero Indian Dawn, procedente de Turquía, esperaba anclado frente a la factoría de Alcoa a que un bauxitero vaciase su carga para poder atracar en el muelle del puerto de San Cibrao y así poder descargar el nuevo transformador. La lejanía y la neblina el carguero se difuminaba, de manera que daba la sensación de que era un velero el que había echado el ancla frente a la ría. 

Frente a San Ciprián, el carguero Indian Dawn espera para entrar a puerto.


Cuenta Manuel Berro Quelle en su libro San Ciprián, parroquia de Lieiro que el día quince de diciembre de 1796, don Raimundo Ibáñez, marqués de Sargadelos, comunica al Capitán del Departamento de Ferrol de un intento de desembarco en San Ciprián: "Hoy, a las dos de la tarde, se presentaron al frente del puerto de San Ciprián cuatro fragatas inglesas de crecido porte. La mar, hallándose bella, y al tiempo bonacible, les permitió atravesar y ponerse a la capa. Echaron cuatro lanchas al agua con crecida tripulación, armas y pedreros, dirigiéndose a la embocadura del puerto.

La poca tropa de doce soldados y un sargento, con unos cuantos paisanos inútiles que concurrieron a la alarma, pudo rechazar con su fusilería el desembarco, al riesgo de fuego de pedreros de los enemigos. Sobrevino la noche y esto impidió, sin duda, una incursión que no podría evitarse. Las lanchas se retiraron a sus buques y éstos a la mar.

Esta expedición tan respetable tiene por objeto destruir la fundición de municiones de Sargadelos, a la distancia de tres cuartos de legua de San Ciprián. No podía ocultarse a la política inglesa este designio, y es regular que seguidamente repitan sus ataques y que acaso no pueda resistirse en desembarco si los tiempos no lo contrarían...".

Al día siguiente se volvieron a presentar delante de San Ciprián las fragatas enemigas, pero la suerte estuvo al lado del pueblo, ya que se levantó un fuerte viento y tuvieron que marcharse. Las peticiones de Raimundo Ibánez fueron atendidas y se mandó un batallón para la defensa del puerto de San Ciprián y de la costa próxima a Sargadelos.


Fuentes:

La Voz de Galicia (2016), "El transformador de Alcoa llegó a San Cibrao desde Turquía", La Voz de Galicia, [en línea] <http://www.lavozdegalicia.es/noticia/amarina/2016/08/28/transformador-alcoa-llego-san-cibrao-turquia/0003_201608X28C39911.htm> [fecha de consulta: 13 de septiembre de 2016].

Barro Quelle, Manuel (1989), San Ciprian. Coruña. Ediciós do Castro.

La vuelta ciclista pasó por San Ciprián.

La quinta etapa de la Vuelta Ciclista a España 2016, que se celebró el día 24 de agosto, recorrió de oeste a este la Mariña. Partiendo de Viveiro pasó por Xove, Cervo, Burela, Foz, Ribadeo, Trabada, saliendo de la comarca por A Pontenova, para acabar en Lugo capital tras recorrer 171 kilómetros.

Una exposición lenta para captar a los ciclistas en su paso por San Ciprián.

No estaba previsto en el trazado original de la etapa que los ciclistas pasaran por San Ciprián ya que en un principio atravesarían Cervo por la N-640, pero tras gestiones del concello la organización de la Vuelta varió el recorrido para que el pelotón entrara en San Ciprián por Lieiro, aunque no fue el único cambio en la etapa con respecto a lo anunciado hacia meses, en la presentación de la ronda ciclista.

La bajada desde Lieiro y el cruce del puente sobre la ría de San Ciprián, unido al firme mojado por la lluvia puso en fila india al pelotón, de modo que los espectadores pudimos disfrutar del espectáculo de la vuelta durante más tiempo. La fotografía se tomó al comienzo de la Avenida de la Mariña, con una velocidad de obturación lo suficientemente lenta para que los ciclistas aparecieran como manchas borrosas para transmir así sensación de velocidad, pero lo suficientemente rápida para que el resto de la escena permaneciera estática. Un diafragma cerrado enfocando a la hiperfocal dio nitidez a la ría, que se muestra en marea baja, al fondo la península de San Ciprián y el puerto de Arriba.

Por otra parte, cuando Televisión Española empezó a retransmitir la etapa las bicicletas ya habián dejado atrás Ribadeo, por lo que no hubo planos de los ciclistas por la costa aparte de los grabados con las cámaras de los aficionados.


Nota:

Esta fotografía fue publicada por Cervo Turismo en sus redes sociales.

El retablo rococo de la capilla de San Ciprián.

Terminamos la visita a la capilla de San Ciprián con la descripción que del retablo realiza Manuel Berro en su libro San Ciprián, parroquia de Lieiro. Contrastando con la sobriedad de la ermita hayamos esta recargada pieza de madera policromada de un estilo más propio de la corte de Versalles.

Retablo rococó en el interior de la capilla de San Ciprián.

En el altar hay un retablo rococó con tres calles, en la de enmedio hay un templete con cuatro columnas cuadradas, rematadas con capitel corinteo, donde está colocada una imagen barroca de la Virgen Inmaculada sostenida por ángeles y rayos. Por la parte de arriba, coronando el guardapolvo, que tiene una pintura de una ciudad, esta el Todopoderoso con dos ángeles, uno a cada lado, tallados en el mismo retablo. A ambos lados de la Inmaculada están las imágenes de San Cipriano, obispo y mártir, por la derecha, y la de San Antonio, por la izquierda. Rematan este retablo por los extremos, dos querubines con trompeta, uno a cada lado.

Dios Todopoderoso, con dos ángeles que le acompañan.
María Inmaculada, sostenida por ángeles y rayos.

Imagen de San Cipriano de Cartago, a la derecha de la Inmaculada.

Imagen de San Antonio, a la izquierda de la Inmaculada.

Detalle de querubín, en la base de las columnas.


En relación con esta entrada:

- La capilla de San Ciprián.
- La capilla que fue iglesia.
- El patrón de San Ciprián y su no fiesta.


Fuentes:

Barro Quelle, Manuel (1989), San Ciprian. Coruña. Ediciós do Castro.

El patrón de San Ciprián y su no fiesta.

Dos Ciprianus, ambos santos, uno de Cartago y otro de Antioquía. Los dos obispos y mártires. El de Cartago es el patrón escogido por el pueblo, pero su festividad, el día 16 de septiembre, no se celebra. El de Antioquía, su festividad ya no está en el santoral pero es la que el pueblo festeja, el 26 de septiembre (cuando se celebra). ¿El pueblo ha cambiado de santo patrón? 

Imagen de San Ciprián, con los atributos de obispo.


Dice la tradición que Cipriano de Antioquía fue un mago pagano que tenía tratos con demonios. Con su ayuda quiso seducir a Santa Justina, una virgen cristiana; pero ella frustró los ataques de los demonios con el signo de la cruz. Desesperado, Cipriano hizo él mismo la señal de la cruz, y de esta manera se liberó de los duros trabajos de Satán. Fue recibido en la iglesia, alcanzó preeminencia y se convirtió sucesivamente en diácono, sacerdote, y finalmente obispo, mientras que Justina se convirtió en la cabeza de un convento. Durante la persecución de Dicocleciano, en el año 304, ambos fueron capturados y llevados a Damasco, donde fueron torturados. Como su fe no disminuyó, fueron llevados ante Diocleciano en Nicomedia, donde por orden suya fueron decapitados el día 26 de septiembre. Los cuerpos de los santos quedaron sin enterrar durante seis días, cuando fueron cogidos por marineros cristianos y llevados a Roma, donde fueron enterrados en la finca de una dama noble llamada Rufina y más tarde trasladados a la basílica de Constantino. Su fiesta apareció en el santoral católico hasta el año 1969, de donde fue quitado debido a la falta de evidencia histórica de su existencia. Este San Cipriano legendario, hechicero y mago, es confundido con Cipriano de Cartago, personaje real y padre de la Iglesia primitiva.

San Cipriano de Cartago, nació en esta ciudad en el año 200. Tendría unos 40 años cuando decidió convertirse al cristianimo, dejando el lectura de libros paganos y dedicándose al estudio de las Sagradas Escrituras. Tal era su fama de hombre piadoso que fue ordenado obispo por aclamación popular. Se resistió pero reconoció a Dios en el clamor al pueblo y los sacerdotes. En el año 251, el emperador Decio decretó la persecución contra los cristianos, Cipriano se esconde pero continuó con su prédica y su labor de obispo, enviando cartas a los cristianos exhortándoles a no apostatar para evitar la muerte, aunque muchos lo hicieron por miedo. Cuando cesó la persecución y volvió a la ciudad se opuso la regreso a la iglesia de los que habían apostatado. En el año 252 una epidemia de peste asola Cartago, Cipriano organiza la ayuda a los pobres y vende todas sus posesiones, animando a los cristianos a la limosna y atendiendo personalmente a enfermos y familias.

En el año 257, el emperador Valeriano decreta una persecución aún más intensa que la anterior, en la que obispos y sacerdotes recibirían pena de muerte por celebrar ceremonias religiosas. Por ello, es desterrado, pero él sigue celebrando la eucaristía. El 14 de septiembre de 258 fue apresado por el nuevo procónsul, Galerio. Al día siguiente fue examinado por última vez y sentenciado a morir por la espada. Su única respuesta fue «¡Gracias a Dios!». La ejecución tuvo lugar cerca de la ciudad. Una gran multitud siguió a Cipriano en su último día. Se quitó sus prendas sin asistencia, se arrodilló, y rezó. Tras vendarse los ojos fue decapitado. El cuerpo fue enterrado por cristianos cerca del lugar de la ejecución y sobre él, así como en el lugar de su muerte, se construyeron más tarde iglesias, que, sin embargo, fueron destruidas por los vándalos. Se dice que Carlomagno trasladó los huesos a Francia.

En el retablo de la capilla de San Ciprián se encuentra la talla del santo, del siglo XVII, representado con los atributos de obispo: mitra y báculo, aunque no aparece la palma, que indicaría el martirio. Cuenta Manuel Berro en su libro San Ciprián, parroquia de Lieiro que es Cipriano de Cartago, patrón del pueblo, pero que se celebre la festividad local el día 26 de septiembre, el correspondiente a San Cipriano martir, astrólogo y mago, fue debido a que había un solo cura para las parroquias de Santa María de Lieiro y San Julián de Castelo, y el día 16 de septiembre se festejaba a Santa Eufemia de Trasbar. Es decir, se cambió la fecha, pero no el santo.


En relación con esta entrada:

- La capilla de San Ciprián.
- La capilla que fue iglesia.


Fuentes:

- Barro Quelle, Manuel (1989), San Ciprian. Coruña. Ediciós do Castro.
Santopedia.com (2016), "Santoral", Santopedia.com, [en línea] <http://www.santopedia.com/santoral> [fecha de consulta: 26 de julio de 2016].
Rabre, Ramon (2012), "Tus Preguntas sobre los Santos: San Cipriano, el de Cartago y otros más", Preguntasantoral.blogspot.com.es, [en línea] <http://preguntasantoral.blogspot.com.es/2012/09/san-cipriano-de-cartago-y-otros-mas.html> [fecha de consulta: 26 de julio de 2016].
Es.wikipedia.org (2016), "Cipriano y Justina", Es.wikipedia.org, [en línea] <https://es.wikipedia.org/wiki/Cipriano_y_Justina> [fecha de consulta: 26 de julio de 2016].
- Es.wikipedia.org (2016), "Cipriano de Cartago", Es.wikipedia.org, [en línea] <https://es.wikipedia.org/wiki/Cipriano_de_Cartago> [fecha de consulta: 26 de julio de 2016].

La capilla que fue iglesia.

Expone Manuel Berro Quelle en su libro San Ciprián, parroquia de Lieiro que muy probablemente la capilla de San Ciprián fuera en otro tiempo una iglesia. Basa su afirmación en la existencia del arco triunfal, de medio punto,  que atraviesa su única nave. Los arcos triunfales son propios de las iglesias y su función es separar el presbiterio del resto de la nave principal.

Tras el arco triunfal, el retablo rococó y la pila bautismal.
Tras el arco triunfal se encuentra el retablo rococó; a su izquierda, en la pared un cuadro de San Antonio, a la derecha, una maqueta de un velero bergantín-goleta dentro de una caja con puerta de cristal, que posiblemente sea un exvoto de marineros. También la pila de piedra, toscamente labrada, que probablemente fuera hecha en tiempos de cuando se construyó la capilla. Tiene forma cilíndrica y se empleó para el agua bendita y, aventura Manuel Berro, para bautismos, dadas sus dimensiones. 

Tras la última reforma se cambió el suelo de pizarra por baldosas, además se enfoscaron y encalaron las paredes, por lo que hubo que quitar unas cruces en madera de castaño que había en ellas.

Vista del puerto y de la playa desde el interior de la capilla de San Ciprián.


En relación con esta entrada:

- La capilla de San Ciprián.
- El patrón de San Ciprián y su no fiesta.

Fuentes: 

Barro Quelle, Manuel (1989), San Ciprian. Coruña. Ediciós do Castro.

La capilla de San Ciprian.

Que exista la ermita de San Ciprián, y también la de San Andrés, en la parroquia de Lieiro es gracias a la devoción y sobre todo a las aportaciones de las gentes del pueblo. Cuenta Manuel Berro Quelle en su libro San Ciprián, parroquia de Lieiro, que eran cuatro las parroquias que había en el año 1838 y que ninguna recibía diezmo alguno, por lo que es fácil comprender que hoy día solo se conserven dos.
Capilla de San Ciprián, en el puerto de Arriba.

En el puerto de Arriba se encuentra la ermita de San Ciprián, un templo de una sola planta del que hay constancia en los archivos de la catedral de Mondoñedo que ya existía en el año 1128, y que probablemente fuera construido en los siglos IX o X. La fachada principal es sencilla, rematada por una espadaña de un solo vano coronada con una cruz en su cúspide. Se accede al templo por una puerta situada en el lado norte, ya que la puerta principal, con dintel de piedra, solo se abre el día de la festividad, cuando se celebra.

En el interior varias curiosidades que se relacionan a continuación pero que en próximas entradas se desarrollarán con más detalle:
  • La planta tiene tres alturas, según Berro Quelle resultado de las sucesivas reformas que se hicieron a lo largo de los siglos. Algunas de ellas se recogen en en los archivos diocesanos, las realizadas a cargo de la iglesia, como por ejemplo, en el año 1687, la compra de "losa para la hermita del puerto". En cambio, las reformas mayores eran sufragadas por los vecinos. El que el suelo actual sea de baldosa es debido a la última, en los años 80 del siglo pasado.
  • Un arco triunfal que atraviesa la nave.
  • Una pila bautismal de piedra que probablemente fuera fabricada cuando se construyó la capilla.
  • Un retablo rococó en el que se encuentra la imagen del patrón del pueblo y al que está consagrada la ermita, que también da para una interesante historia tan propia de estos lares.

Detalle de la espadaña.

En relación con esta entrada:

- La capilla que fue iglesia.
- El patrón de San Ciprián y su no fiesta.


Fuentes: 

Barro Quelle, Manuel (1989), San Ciprian. Coruña. Ediciós do Castro.

La leyenda negra del pulpo.

Una mañana temprano, al bajar la marea, un pequeño pulpo quedó en una pequeña charca entre las rocas de la playa de la Caosa. Tiempo les falto a unos rapaces sacar al octópodo de su escondite, pero podría haber ocurrido al revés.

Octopus vulgaris o pulpo común en las rocas de A Caosa.


Cuentan los más viejos del lugar que este animal que tanto gusta comer a los gallegos (y a los no gallegos), así como a los japoneses es voraz, fuerte y decidido. Un molusco que puede alcanzar un gran tamaño, al punto que puede llegar a depredar al propio ser humano.

Cristino Álvarez, en su artículo sobre "El pulpo: un tímido pero calumniado gourmet del mar" refiere de un modo muy ameno algunas referencias de naturalistas y escritores sobre este molusco, del que reproduzco dos de sus párrafos:
[...] el erudito coruñés Joseph Cornide, autor de un magnífico "Ensayo de una historia de los peces y otras producciones marinas de la costa de Galicia, arreglado al sistema del caballero Carlos Linneo" (1788), escribía que los pulpos "son temibles, mayormente cuando se hallan asidos con sus piernas a algún peñasco, pues con las que tienen libres se apoderan de cualquier hombre, trepando por su cuerpo hasta cercarle la garganta, o procurando sumergirlo en al agua hasta sofocarlo". Y Cornide vivía en La Coruña, donde, en su época, abundaba el pulpo... que es seguro que comió más de una vez.
Víctor Hugo no vivía en La Coruña, sino en París... pero, cuando Napoleón III lo envió al exilio, se refugió en las islas británicas de Jersey y Guernsey; en este última escribió "Los trabajadores del mar". Exageró todavía más la leyenda negra del pulpo: "el tigre no puede más que devoraros; el pulpo, ¡horror!, os aspira". Y, por si no había quedado claro, remacha: "más allá de lo terrible, ser comido vivo, está lo inexpresable: ser bebido vivo". Parece que el autor de "Los miserables" tuvo poco contacto con los pulpos, y mucho con las leyendas marineras [...]
El pulpo de la fotografía, tras haber satisfecho nuestra curiosidad volvió a las profundidades marinas y no hubo que lamentar daños, ni en el orden de los mamíferos ni en el de los moluscos.


Fuentes:

Álvarez, C. (2016). Pulpo: un tímido y calumniado gourmet del mar. Origen. La revista de Sabor Rural. Retrieved 6 July 2016, from http://www.origenonline.es/reportajes-pulpo-un-timido-y-calumniado-gourmet-del-mar/1/2452.html

La casa torre de Parga.

En la falda de una montaña, desde un lugar donde se domina todo el valle de O Valadouro, cerca del pequeño núcleo rural de A Torre, se levanta un singular edificio. Se trata de una de las conocidas como Casas Torre de la parroquia de Recaré, un monumento declarado en el año 1994 como bien de interés cultural de la provincia de Lugo.

Casa-torre de Parga. Edificio de carácter defensivo de forma cúbica.


La casa-torre de Parga es un edificio cuadrangular con restos de un torreón. Sus muros son de mampostería de granito y pizarra, los esquinales de sillería y la cubierta es de lajas de pizarra. Destaca la puerta de entrada de medio punto, con arco de dovelas. La torre tiene dos plantas, y de su volumen sobresalen dos añadidos posteriores de planta baja. Es de propiedad privada y no es visitable. 

El edificio adquirió importancia porque fue propiedad del Mariscal Pedro Pardo de Cela, su origen es el mismo que la época historica del Mariscal, momentos de las Revueltas Irmandiñas, en el siglo XV.

Posiblemente en su construcción inicial estuviera almenada, corriendo la suerte de muchas fortalezas de la época propiedad de señores que se enfrentaron o no fueron partidarios de Isabel en la sucesión de la corona de Castilla. Éstos ordenaron sustituir las almenas por tejados, o directamente demolerlas, como en el caso del castillo de Frouxeira para impedir que sus habitantes se hicieran fuertes en ellas. Una vez que la construcción perdió su caracter defensivo se abrieron ventanas, con dinteles de sillería.

La adaptación de la torre a las comodidades de la vida moderna, como las ventanas de aluminio, la bombona de gas butano, la salida de humos o la farola en la dovela del arco de entrada han afectado a la estética de la construcción. 

La casa se levanta en la ladera de la montaña, en una elevación, aprovechando las facilidades del terreno para la defensa.

Vista de la fachada principal, con el añadido en ladrillo.
Vista posterior de la casa.
En la casa destaca la puerta de medio punto.
La adaptación a las comodidades de la vida moderna afectan a la estética.



Fuentes:

Parga, Casa (2016), "GALICIA - "PAZO" (COUNTRY HOUSE) CASA PARGA IN O VALADOURO LUGO", Turgalicia, [en línea] <http://www.turismo.gal/ficha-recurso?cod_rec=9152&ctre=36> [fecha de consulta: 29 de junio de 2016].

Saco, Patricia (2016), "Concello de Valadouro", Valadouro.org, [en línea] <http://www.valadouro.org/es/historia/arqu_civil.php> [fecha de consulta: 29 de junio de 2016].

Es.wikipedia.org (2016), "Bienes de interés cultural de la provincia de Lugo", Es.wikipedia.org, [en línea] <https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Bienes_de_inter%C3%A9s_cultural_de_la_provincia_de_Lugo> [fecha de consulta: 29 de junio de 2016].

La casa del óptico.

El tono blanco de las nubes y el azul profundo del cielo están en la paleta con la que se pintó la fachada de la Escuela Oficial de Idiomas de Ribadeo. Una casa de estilo indiano levantada en la primera década del siglo XX. Se encuentra algo apartada del casco histórico, junto a un antiguo acceso a la villa.

Casa del óptico, actual Escuela Oficial de Idiomas de Ribadeo.


Se conoce como Casa del Óptico y debe su nombre a que se trataba de la vivienda del óptico Pedro García. De estilo sobrio, presenta las características de las viviendas indianas. Así, está coronada por el gurugú o mirador que identificaba las viviendas de los comerciantes y armadores de los siglos XVIII y XIX, al que se asomaban para atisbar en el horizonte la llegada de sus barcos. El acceso a la vivienda se hace por una escalinata flanqueada por dos camelios y en la fachada destaca el balcón presidencial de la primera planta. En el jardín todavía se conserva la acacia plantada hace ya un siglo y la palmera, habitual en los jardines de indianos, como recuerdo de su pasado en ultramar.

Escalinata, flanqueada por dos camelios.


Fuentes:



10. Casa del óptico. Rutas por Ribadeo | Turismo Ribadeo. (2016). Turismo.ribadeo.gal. Recuperado 22 June 2016, a partir de http://turismo.ribadeo.gal/info.php?id=9&idioma=es&cat=1&sec=21

Arco iris sobre la Caosa.

Sobre los acantilados de la Caosa se levanta un edificio de curiosa arquitectura. Con la forma de un prisma triangular que se asemeja a la proa de un barco, lo que le ha valido su sobrenombre de "el Titánic".

Playa de la Caosa y edificio conocido como "el Titánic".

Unos kilómetros más al este nos encontramos con otras construcciones, éstas de forma circular, se trata del castro de Fazouro. La mitad de las mismas se han volatilizado en apenas dos milenios al comerse el mar la superficie sobre la que se asentaba. El "Titanic" se levanta sobre base más firme, el granito del batolito de San Cibrao-Burela, pero solo es cuestión de tiempo que el mar se cobre su presa y el edificio haga el triste honor a su nombre.

Una extraña inscripción.

Cuando el año pasado Francisco Javier Lamelas me enseñó algunas de las fuentes del concello de Cervo, entre ellas la fuente de la Regueira, no salía agua de sus caños. En este año, tras ver su fotografía en el folleto Percorrendo as Fontes, editado por el concello para promover el conocimiento de este importante patrimonio popular, volví para tomar una foto con su mismo encuadre, en el que se incluye el agua fluyendo y la curiosa inscripción de su lateral.

Inscripción en la pared de la izquierda de la fuente.


Franciso Javier Lamelas me cuenta que no hay otra fuente en el Concello con inscripciones similares, y Pablo Mosquera habla de "extrañas inscripciones grabadas en sus piedras". Ambas circunstancias merecen acercarse a la fuente, pararse un momento a pensar sobre lo que quiere decir, y ya de paso disfrutar del sonido del agua fluyendo y del paisaje de la cala de Rueta.

A Mosquera no le falta razón en lo que se refiere a la primera piedra, donde se intuye que podría aparecer el nombre del impulsor de la obra. En la segunda queda claro el año de la construcción y su cargo, el de Prebendado. El nombre de Prebendado comprende a todas las personas del Cabildo Eclesiastico, como son Dignidades, Canónigos y Racioneros. Nos estaríamos refiriendo, por tanto, a un miembro de una iglesia catedral o colegial.

Volviendo a la primera piedra nos encontramos con lo que bien podría ser el nombre SIMONRS, y debajo la palabra SAMLA, en la que la letra S está más atenuada, así como un símbolo tras la A, que a mi parecer podría ser la palabra ALMAS leída del revés. La lectura, entonces, podría ser la siguiente: HÍZOLA SIMONRS AÑO DE 1682 ALMAS PREBENDADO.